DOS MUJERES

Vas a volver, dijo con determinación. Sus dedos, repletos de anillos dorados con incrustaciones de símbolos desconocidos para ella se mostraban como si estuviesen siendo partícipes de una fiesta de carnaval. Dedos gruesos, brillantes por los destellos que fluían en cada uno de los dedos de aquella mujer. Grandes camafeos, runas y jeroglíficos hablaban por su piel, bajo la luna nocturna, donde ecos de voces diferentes seguían a sus dueños, caminando y observando con curiosidad la variedad de objetos que se mostraban en las tiendas montadas para aquella noche singular: la noche del equinoccio, la noche de la alegría, de la esperanza, de los ritos en la playa a modo de moda divertida.

Bajo el bullicio, el humo que desprendían los dulces confeccionados en grandes cazuelas, las risas y las pisadas que apenas se detenían, se encontraban aquellas dos mujeres, frente a frente, sentadas en la penumbra, con una vela y una mesa separando a ambas, ajenas a la vida cansina de aquella noche de paseantes relajados y estrellas fulgurantes.

La mujer que llevaba aquellos anillos singulares parecía estar viajando en el tiempo. La otra se sentía desfallecer. Recordaba haber visto antes a aquella mujer. Pero, ¿dónde? Quizá en la televisión, aunque no estaba muy segura. A lo mejor vive en este pueblo, pensó. A lo mejor es feliz utilizando sus dones en este sencillo lugar, donde solo se le paga la voluntad; quizás se trate de una petición concedida, de una forma de limpiarse de los vicios que su profesión presenta con tanta facilidad….

¿Volver? ¿Se refiere a….

EGIPTO, efectivamente. Volverás a Egipto.

Pero…¿por qué iba a volver?

Allí te esperan. Veo una familia. Una familia espiritual. Hermanos, madre… Se que volverás. Es más, debes volver. El viaje no ha hecho más que empezar…

Entonces vió a los que dejó, a los que había conocido por alguna misteriosa razón. Y, dando las gracias a la adivina, se volvió y comenzó a andar, los ojos llenos de lágrimas.

Anuncios

2 thoughts on “DOS MUJERES

  1. “Egipto, vuelvo a ti. Vuelvo a ti por el recuerdo de una reina muerta que aún vive en mi corazón…” El texto me ha hecho acordar a Nippur de Lagash, el hèroe sumerio que tuvo mucho que ver con mi viaje a Egipto.
    Un saludo cariñoso desde Argentina.

    Le gusta a 1 persona

💌 GRACIAS POR TU VISITA, Bienvenid@ !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s