Artista

corbis-42-16648167

Estar cansado de caminar, ver parajes lejanos y pensar que se quiere llegar, más no es el momento. Una taza de café espera por ella en su triste casa de alquiler, donde el muchacho que ayer regresó ríe una risa triste que los gatos a veces pueden comprender. Ayer estaba sola, decaída, como muerta, mientras en los arrabales de la ciudad el joven tomaba un autobús en dirección hacia ella, hacia la suerte que un día tuvo y que piensa que puede volver.

Nada más entrar, se percata de la situación: Una llave sobre la mesa, el pincel de siempre con sus cuadros a medio pintar. La llama encendida en el hogar… Y sin embargo un llanto llega desde el fondo del apartamento. Es quizás el preludio de una mala sorpresa, piensa él. Así que se adentra en el umbral y, viendo bajar aquella mirada oscura que le acariciaba las tardes de lluvia en el desván, hacía un año escaso, aquellos ojos que traspasaban todo lo que él podía tocar, estaban sumidos en silencio, mientras él sufría por dentro el vertiginoso pensamiento que lo inducía a adelantarse un poco más.

¿Quién llora así?, pregunta, intentado despreocuparse por la sentencia que escuchará. La mira sin reciprocidad, cubierta la cara de ella por el velo del miedo. El camina despacio, observando las paredes, siempre desnudas, siempre lechosas, que le recuerdan a espejos bañados de escarcha…
Cuando llega a la habitación de sus recuerdos se sorprende al ver a un viejo sentado sobre la cama de edredón nuevo, apoyado sobre sus propias manos, escondiendo lágrimas que no sabe de qué sal están hechas, ni a qué pueden saber.

“Pasaba por aquí”, le espeta al anciano. No sabe quién es. De repente recuerda los dos cuerpos enrollados entre las sábanas. Y su pecho respira hondo, mientras su corazón se enfurece.

Cartas abiertas del destino. Lluvias efímeras de sed interminable. Cantos al oído de un viajero dormido. Así ha pasado la historia de su amor triste.

Y se va, mientras en vano los ojos de ella se izan e imploran atención. Se ha equivocado, pensaba que podría …. que quizá…. Y baja las escaleras tan rápidamente que parece que vuela, bajando, bajando. Interminables peldaños: la tarde de las rosas; el Domingo de los besos; el momento de las risas, aquellas risas mirando por el balcón. Peldaños, más peldaños. Se van aquellos ojos, se pierden en la bruma, en su amargura, y le recibe la calle como una bofetada, el sol repentino es otra bofetada, el claxon impertinente, los niños pidiendo limosna. Es el destino, se dice, se lo dice cien veces mientras cruza aceras rápidamente, y parques y avenidas hasta llegar tan lejos que ya no sabe cómo regresar.

Y mientras, ella retoma, en sus manos, aquel lienzo. Con el pincel de nuevo en las manos, espera. Y el anciano sigue llorando, mientras ella va escuchando el sonido que intenta pintar.

Imagen:  Pastel’s Daughter by Hugh Shurley – © Hugh Shurley/Corbis

Anuncios

10 thoughts on “Artista

    1. Me alegro que te guste, Silvia. Es un texto algo complicado, algo para mí, quizás más para algunos lectores. El final es la explicación del por qué de la presencia de aquel hombre anciano. En fin, lo escribí hace bastante ya, y no lo he querido retocar 🙂 Un abrazo preciosa.

      Le gusta a 1 persona

  1. La vida y sus peldaños interminables; entorchados de oro, plata o bronce. La confusión, la incomprensión o el delirio al que todos nos exponemos. Los protagonistas de tu relato parecen intuir el desenlace de su historia y hay elementos en la habitación y afuera, que lo presagian.
    Me uno a los comentarios, profunda construcción y conclusión de este relato.
    Abrazos, mi estimada Carmen.
    Pd. Pronto publicare el artículo del genocidio de Camboya.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por este comentario, Demián. Efectivamente, son tantas las veces que prejuzgamos situaciones y personas, y algunas de esas veces la verdad es imposible de saber cuando se actúa de modo radical, cortando lazos con otras personas, sin llegar a conocer la auténtica verdad. El mundo exterior no ayuda tampoco porque es precisamente ese mundo exterior el que condiciona muchos de nuestros prejuicios, lo viste muy claramente. Es en nuestro interior donde se esconde la posibilidad de escuchar la verdad. Pero no lo hacemos, al menos no siempre. Estaré al tanto de tu artículo acerca del genocidio de Camboya. Me alegra que me lo recuerdes. Mil abrazos y feliz semana 🙂

      Le gusta a 1 persona

💌 GRACIAS POR TU VISITA, Bienvenid@ !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s