VERANO DE CANICULA

Amigos y Amigas,

En esta estación tan calurosa, donde salgo fresquita y vuelvo a casa cansada y con necesidad de una ducha; en este tiempo que tambien llaman “estival”, me vienen a la mente varias sensaciones, en forma de recuerdos vividos: aromas, colores, frío, calor, sonrisa, tristeza, todo ello unido a una serie de momentos que forman parte de los recuerdos de infancia. De repente, me veo de nuevo en Coma-Ruga, en aquel cámping de la playa de San Salvador, en el Vendrell, Tarragona, cuando contaba doce años, donde descubrí qué era eso de tener novio, jugar a la botella, sentirse protegida y también sentir algún tipo de peligro. De repente también me vienen esos recuerdos de la canícula, caminando cuesta arriba hasta la explanada de un cementerio, en un pueblo de la comarca de l´Anoia, donde iba tantas veces, y donde mi hermano, nuestros amigos y yo, poníamos en práctica nuestros conocimientos en el campo detectivesco, después de haber pasado el año leyendo entre sábados y domingos aquellos increíbles libros llenos de aventuras de Enid Blyton, como la serie Los Cinco o la Serie (mi favorita) Aventura  🙂

photos sr goma guixens 045

 ©campingstarragona.es

En Coma Ruga pasé dos veranos, cuando tenía 10 y 12 años. Dormíamos en una tienda de campaña, entonces no habían bungalows, solamente roulottes (preciosas las de los gitanos belgas) y tiendas de campaña pequeñas, medianas, grandiosas. Yo estaba en una mediana. Allí dormíamos toda una familia (la de mi amiga) y algún amigo de los hermanos. Al levantarnos teníamos una mesa grande plegable preparada con el desayuno (eran bastante familia). Pan fresco, tulipán, chorizo o salchichón y para beber colacao, era mi desayuno.

Luego nos íbamos a la playa, donde pasábamos horas en el mar, ya que la Costa Dorada tiene playas donde se puede caminar adentro y el fondo es bajo.

Al llegar al cámping, aquel año de mis doce añitos, conocí a quien sería mi novio 😀 Se trataba de un chico inglés de unos 15 años, llamado David. Pero… mi amiga me dijo, ese chico quiero que sea mi novio, tú puedes quedarte con su amigo.

A mi quien me gustaba era David, con los ojos tan azules y el cabello rubio como el trigo. Luego, con los años, ese rasgo cambiaría en lo que tiene que ver con mis gustos hacia la atracción masculina. En fin, finalmente David comenzó a flirtear conmigo, yo me puse contenta, pero mi amiga dejó de hablarme durante un día. Su hermana tuvo que mediar entre nosotras, éramos uña y carne, las mejores amigas del barrio. Así que ella claudicó y se quedó con Stephen, el amigo del rubio 😀 . Paseábamos de la mano, aprendíamos los detalles del beso francés, sin respirar, respirando… Era todo muy idílico, menos cuando uno de los hermanos iba caminando por allí, entonces nos escondíamos y les decíamos a aquellos chicos: GO GO AWAY! Pero ellos no comprendían el por qué, y nosotras teníamos que salir huyendo para que el tal hermano no nos viniese a reñir.  Se trataba del protector, el que prometió a mi madre que cuidaría de mí.

En realidad nosotras no estábamos haciendo nada malo, pero en aquel tiempo una niña de doce años besándose con un extranjero mayor que ella aunque no mucho, había que vigilar.

Fue un verano idílico, lleno de momentos divertidos y románticos. Pero también hubo ese amigo de la familia que a mi me daba miedo pero no lo demostraba. El se sentaba a la mesa, no decía ni pío. Y de repente comenzaba a hablar de su navaja. La madre de mi amiga estaba muy estresada, ella quería que se fuese de la tienda de campaña, del cámping, de Coma Ruga, que se fuese de aquel lugar. Su hijo le decía, “qué va mamá, es un calzonazos”. Pero a mí me daba respeto.
Durante ese verano fue mi santo, el 16 de Julio. Hubo una fiesta en el cámping, con baile y cena, y mucha diversión. Conocí a otra amiga, una alemana que se quedaba embobada siempre mirando cómo mi amiga y yo jugábamos a cromos de picar. Le gustaban los cromos con mariposas. Aquella noche de fiesta, mientras estábamos bailando, de repente se fue la luz. Todo el mundo comenzó a impacientarse. Mi amiga y yo nos alejamos del lugar. Y al final descubrimos que el dicho “amigo calzonazos” había sido el causante, porque me lo dijo así, y además los coordinadores lo señalaron al día siguiente, porque lo habían visto yendo y viniendo del área de los cables de música y luz. Seguidamente me dijo que quería bailar conmigo, a lo que yo dije que me dejase en paz. Y corriendo me fui para explicar a la familia lo que había pasado.
Al día siguiente este muchacho se fue del cámping. Y me sentí segura, tranquila y sobretodo libre. Era una presencia negativa y acechante. Quizás menos peligrosa de lo que yo intuí. Pero aún así, me alegré de que se fuera.
Fué en aquel cámping cuando por vez primera me depilé las axilas. Mi amiga, un año mayor que yo era todo un ejemplo para mí de saber hacerse bella. Así que, como ella, me depilé las axilas, aunque apenas tenía nada de vello. Al volver a Barcelona mi madre me regañó, pero… ya estaba hecho. Y desde entonces no paré de hacerlo.
Recuerdo esas flores que habían en el lugar, las cogíamos y nos las poníamos en los cabellos. Nos hicimos fotografías con los chicos. Nos fuimos muchas veces a los autos de choque, a la feria, a la barca, esa atracción tan típica como una barca que hace vaivén. Subíamos allí casi cada día.
Luego se terminaron las vacaciones y volví a Barcelona. Un día vino mi amiga y su hermano con las fotografías de aquel verano idílico. Y entonces mi padre vió una fotografía mía donde a mi lado derecho e izquierdo estaban David y su amigo Steven (de Doncaster, Inglaterra, para más información :D) y me entró una gran timidez: era la primera vez que mi padre veía una foto mía con un chico. Y comenzó a comentarla así que yo me escabullí como pude, me enfadé y más tarde el hermano de mi amiga me pediría perdón. “Es que mi padre es muy liberal, normalmente diría algo serio pero no ahh mira , vaya vaya, los novietes eh??? , eso me puso fatal” 😀 …

Y es que el verano viene con un sinfín de sensaciones que, cuando no nos pasan desapercibidas, nos llevan a otro tiempo vivido, con sus tonos de luz y color, su olor a tierra y campo, sus sonidos y silencios…
En otro capítulo, otros recuerdos de verano, completamente diferentes, con edades diferentes, niños y niñas que viven con ilusión, deseo de aventuras y de salvar el mundo.

Hasta otra. ❤

 

vista2baerea
Playa de San Salvador, Coma Ruga, El Vendrell, Tarragona.©Fouzia EL AHOUAIJ

 

 

Anuncios

28 thoughts on “VERANO DE CANICULA

  1. Qué lindo es recordar esas experiencias que marcaron el fin de nuestra niñez para empezar una nueva etapa de la vida, quizás la más hermosa, la más soñadora y la más sincera e inocente: la adolescencia. Lo maravilloso de la mente humana es poder evocar esos hermosos momentos en nuestra mente y volver a estremecernos con esos sentimientos iniciales que nos hicieron descubrir el amor. Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Es tan cierto. Volvemos a reencontrarnos con nosotros mismos. Somos aquella personita que sentía las cosas de manera diferente, por ser la primera vez que las sentía. Gracias amiga ❤

      Me gusta

          1. Qué gracia y que amable que se los hayas dado. Ahora mismo, cae un aguacero tormentoso y repentino en Bcn, de esos que ilusionan vivirlos entre tanta calor y bochorno constante habituales. Es uno de esos que no desagrada nada recordar por extraordinario. Hoy no tenía ropa tendida. Más bien estoy con la plancha. Ayer me atreví a colgar un selfie en Insta. Buen finde, Carmensita!

            Le gusta a 1 persona

                    1. Siempre ha sido un placer compartir todos los detalles que abarcan y detectan nuestras miradas. Así ha sido todas las veces que hemos conversado. Muchísimas gracias, porque siento muy sinceras tus palabras… Tu también que tengas un enorme fantástico fin de semana. ¡Qué bien! estoy ilusionado por los abrazos. Infinitamente agradecido.

                      Le gusta a 1 persona

  2. Muy disfrutaba tu narrativa de los recuerdos de tu infancia. En la mente, la conciencia de las cosas vividas, cuando se rememoraban en edad madura dejan sensaciones incomparables por la manera como se enlazan sentimientos y pensamientos de diferentes épocas.
    Sin duda, me he regocijado leyéndote. Estaré pendiente de otros pasajes de tu infancia. Gracias, Carmen.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola de nuevo, Demián. Al leer tu comentario comprendo mejor mis sensaciones al escribir sobre estas etapas de la vida. Quizás es como si ahora, al recordarlas, se transforman en el verdadero perfume de lo que fueron, en la esencia misma de ellos, algo así como un perfume de granadas exquisito. Gracias por leerme. Tengo mi tablet para leer wordpress, es como mejor me siento, más que en el ordenador. El ordenador me es muy útil para escribir. Asi que estos días me paso por tu blog de nuevo y leeré tus escritos. Esos que me encanta leer despacio. Saludos y abrazos!

      Le gusta a 1 persona

      1. Que bien lo has expresado Carmen. Yo tengo pendiente bajar una cita de Sartre respecto a como se disparan o desencadenan los recuerdos en base a nuestras percepciones. Más adelante lo haré seguramente.
        La tecnología ahora te da más posibilidades !. Siempre tendrás un lugar especial en este rincón para que te quedes el tiempo que desees. Saludos y un afectuoso abrazo !

        Le gusta a 1 persona

💌 GRACIAS POR TU VISITA, Bienvenid@ !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s