La Ultima Cena

Después de muchos años, cuando la vida parecía que comenzaba a sonreirles, las fiestas, reuniones con amigos cercanos y lejanos, visitas a museos, viajes de ocio y placer a las costas más frescas en verano… todo significaba el poder sentirse resguardados y protegidos de los males del pasado, cuando las velas para iluminar la habitación eran escasas, y los hilos y cortinas se mezclaban con las sábanas, sin poder imaginar siquiera que un día se econtrarían tomando el licor de los enamorados, ese Amor Perfecto de color violeta, tan distinguido, que deja el paladar lleno de poesía, de apetencias conquistadas. La orquesta seguía en su ritmo continuo mientras los comensales, encendiendo ya sus cigarros habanos, se relajaban tomando aquí y allá granos de uvas frescas dejadas en fuentes de frutas y vinos sobre manteles finos de blonda.

Y Ella. Ilusionada con su pañuelo en la mano, con un escote de acuerdo a su edad, pero aun así, provocativo, se dio la vuelta y se sentó de lado en la silla, con esa sonrisa en el rostro que nadie nunca antes vio. Perfumada de esencias elegantes sonreía a una orquesta de músicos, mientas los hombres dedicaban sus miradas a los cuadros y tapices de la estancia. Ella no. Para ella aquella cena significaba todo en la vida, y quería levantarse y bailar. Bailar sin sentir la tristeza que la embargó durante tanto tiempo. Bailar, saltar, reír, besar…

Junto a ella, un hombre miraba y se sentía cansado. Había comido demasiado y necesitaba ausentarse, ir al baño, salir a respirar al jardín, caminar un poco.. Pero cosas del destino, las buenas maneras le marcaban una pauta a seguir, y ahora era él quien sufría, por no poder irse de aquel lugar que le causaba dolor de cabeza. Habían muchos amigos frente a él, que le preguntaban miles de cosas, dónde habían estado, en qué hotel se habían hospedado, con quién habían tenido el gusto de tropezarse…

Ahora ella vivía. Mientras él, poco a poco, moría.

Imagen de cabecera: Souvenir menu for the annual dinner of The Omar Khayyam Club of America, 1920

Image courtesy of the Harry Ransom Center

Anuncios

💌 GRACIAS POR TU VISITA, Bienvenid@ !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s