Un Dia de amor

serena perez loving eyes

Un Día de Amor comenzó como otro día cualquiera, cuando a través de la ventana de mi habitación comencé a distinguir unos destellos rojos y rosados alrededor de un punto de luz que se iba ensanchando tras los árboles del campo. Yo vi que el cielo se transformaba, se iba pintando de alba, de amanecer, de aurora, de claros, como una gota de agua que está a punto de abrirse camino sobre una hoja de árbol, temblando por la brisa temprana. Era un instante como el de otro día cualquiera, instante que significa apremio para muchos, al otro lado de la vida, comenzando a sumirse en una ducha templada o caliente, mientras de la cocina el sonido burbujeante de la cafetera trae efluvios del líquido que nos despierta, un aroma de tierras lejanas que hoy hacemos nuestra, tan temprano, mientras nos ponemos nuestros vestidos, pantalones, camisas, y el vaho del espejo nos dice qué hacer con nuestros rostros, durmientes y todavía cansados. Es un día como otro: sonidos de coches afuera de los balcones, de niños corriendo para llegar al autobús, de puertas que se cierran, dejando la casa vacía…

Así comenzó ese Día de Amor, mientras al otro lado de la ciudad el alcalde llegaba a su lugar de trabajo con unos cuantos temas que solucionar, mientras el maestro recapitulaba el tema literario a tratar en su aula, el médico se ponía su bata blanca dejando a un lado sus asuntos familiares, los vendedores del mercado iban creando arte en los mostradores con productos llenos de color, mientras yo me disponía a caminar hasta llegar al parque, donde tenía cita con un amigo de la infancia.  Ese día comenzó de esta manera, nada diferente de los demás. Calles sumidas en transito, cafés cuyas persianas suben con su ruido particular, nubes que posiblemente traigan lluvia al atardecer.

Y sin embargo, no era un día como los demás. Y todos lo sabíamos. Lo sabíamos aquí, en las calles recién lavadas, en los campos llenos de escarcha, en los montes nevados. Lo sabíamos en las islas y en el mar. En los continentes de este planeta que llamamos “nuestro”, donde viven blancos, negros, amarillos, cobrizos, lapones, españoles, albinos, niños pequeños y niños grandes… Era un día marcado en el calendario de todas las razas y credos, alrededor del mundo.  Y allí estaba yo, uno más, mientras caminaba y observaba todo cuanto pasaba por mi lado.

Atravesé una calle estrecha y allí ví unos niños comprando caramelos muy cerca de un colegio. Llevaban sus carritos y carteras y se ayudaban unos a otros con tan pesada carga. En círculo escogían e intercambiaban chucherías, y reían…. Reían sin forzar risas ni sonrisas.  Ese día llamado “del Amor”  era toda una invención, una invención brillante, donde cada uno mostraba que amaba al que estaba a su lado.  Desde hacía una semana se iban enviando recordatorios sobre la fecha que se avecinaba en emisoras de radio y televisión, en periódicos e internet. Incluso en tablones de anuncio de diferentes centros escolares, estatales, incluso en la cárcel. Nadie podía decir que no lo sabía.

Al principio, cuando se hablaba de crear ese día propicio, a nadie le pareció mal que fuese oficial, y nadie se inmutó al oír que sería aceptado en todos los países. Nadie creyó que tuviese que ser exclusivo de una nación, o que una nación tuviese la delantera o la exclusiva de permitirse el lujo de ser el que mejor lo celebraba. No se realizaron paquetes de viaje para ir a celebrarlo con derecho a habitación de hotel, juegos artificiales y cenas familiares o para los enamorados. Alguna que otra agencia lo propuso. Pero la idea fue totalmente descartada. También surgieron grupos religiosos que ofrecían reuniones semanales para preparar ese día. La idea fue también rechazada. Y también hubieron mujeres que deseaban crear redes sociales con el nombre de ese día, dando ideas de cómo hacerlo aún mejor : preparación de pasteles, para llevarlos a nuestros vecinos, con una sonrisa de oreja a oreja, tras haber llamado a la puerta; quedadas, hangouts, transmisión de videos locales en tiempo real, para que todos viesen cómo ese día se celebra en los cinco continentes. Ese proyecto nunca vio la luz. Grupos pro libertad sexual propusieron crear lugares de encuentro, donde personas que nunca se hubieran conocido se acercasen unas a otras e hiciesen el amor, en recuerdo de los años del amor libre, con pancartas que dijeran “haz el amor y no la guerra”. Pero esa idea no cuajó. Como tampoco cuajó la idea de vender figuras donde hubiese un corazón que dijera EL DIA DEL AMOR, LE JOUR DE L´AMOUR, THE DAY OF LOVE, EL-YOUM EL HOBB… no se permitió comerciar con un día así. “ Si queréis hacer dinero, hacedlo con el Día de San Valentín, con el día de Navidad, con el de la Rosa, no nos importa, al fin y al cabo, siempre lo habéis hecho así. Pero este Día del Amor, este día…. ni tocarlo”, dijeron los organizadores (grupo que consiste en estudiantes, bailarines, cantantes, jueces, recogedores de basura, prostitutas, médicos, payasos, pescadores y algún que otro sector social que olvido). Ni tocarlo, volvieron a decir cuando una fábrica multinacional comenzó a crear camisetas con un emblema que era un corazón que brillaba en la oscuridad. Dicha multinacional tuvo que parar la fábrica a riesgo de ser llevada a los tribunales.  Hubieron muchos malos entendidos durante los preparativos de esa idea: diversas ong que querían casi hacerla suya, grupos de disminuídos psíquicos, físicos, pro vida, pro gay, anti violencia doméstica, anti acoso escolar, agrupaciones anti machismo. Todos esos grupos querían hacer algo grande, algo particular, algo suyo. Y sin embargo, ninguna de las ideas propuestas llegó a ver la luz.

Y tras tanto embrollo para la creación de un día así, con tanto que crear, tantas ideas que aportar, tanto Amor que dar, se creó algo así como una guía exclusivamente para el Día del Amor, donde se diseñaron los pasos a seguir ese día, para que todo el mundo supiera de qué iba ese día. Y decía así:

DÍA DEL AMOR. CÓMO CELEBRARLO.

  1. El Día del Amor es un día como otro cualquiera.

  2. No se pondrán carteles en las calles, ni luces, ni se comercializará ese día bajo ningún concepto. No se marcarán árboles con corazones, no se intentará realizar recordatorios con imágenes. Es un día de meditación interior, sin profusión audiovisual.

  3. No destacarán asociaciones, aunque se comprende que quieran aportar su grano de arena.

  4. No será un día exclusivo de nadie en particular. No tendrá ningún otro nombre que el que se le ha dado.

  5. No habrán hechos particulares, ni comportamientos efusivos o artificiales o sonrisas forzadas.

  6. No será un día en el que se le obligue a uno a dar amor en forma de visitas a hospitales, colegios, hogares de ancianos, etc.

  7. No será tampoco un día de prepararse mentalmente para sonreír o ayudar a todo el mundo. No será un día estudiado ni forzado.

COMO CELEBRARLO:

  1. Simplemente sal al mundo y siente que formas parte de él.

  2. Atiende a quien lo necesite, pero no fuerces tu ayuda.

  3. No esperes nada a cambio.

  4. Descarta la hipocresía y no quieras ser efusivo en tu trato con los demás, sólo porque es el Día del Amor

  5. No sientas que tienes derecho a recordar a los demás que ese día tienen que ofrecer más Amor del que están dando. (Aclaración en punto 13).

  6. No muestres a nadie que tu ejemplo es más grande que el de otra persona, ni verbalmente ni con otro tipo de muestra.

  7. Haz sentir a quien está contigo que lo amas, simplemente porque está contigo, porque te mira, porque se ha acercado, porque se cruza en tu camino.

  8. Haz sentir a quien veas que es aceptado, que no tienes nada en contra, que nunca le harías daño, o le mentirías, o le traicionarías. Haz sentir a esta persona que está a salvo contigo tan solo con tu mirada.

  9. No fuerces nada, no muestres efusión, no falsifiques tus sentimientos.

  10. Si no dices una palabra o una frase como “te amo”, quizás sea mejor. Se trata de que lo sientan, no que lo oigan.

  11. Hazlo sentir con tu alma, no con tu cuerpo, ni con tu belleza, ni con tu atención forzada hacia ellos.

  12. HAZLO SENTIR

  13. Y SE FELIZ

La verdad es que llevamos unos veinte años celebrando este día. Al final se aceptó añadir una pegatina redonda y blanca, con un corazón rojo en medio y “Aunque no te vea, Te Amo” escritas encima. Nos la ponemos en la espalda, para que lo vean todos aquellos a quienes no podemos ver, y que sepan que también ellos están en nuestro pensamiento.  En alguna ocasión, durante ese día, he podido ver mientras esperaba en la fila del super alguna mujer anciana que no sabía que ese día era el Día del Amor. Pero cada vez que eso ha ocurrido he esperado, no buscado, a que cruzásemos una mirada, y entonces le he sonreído. Y entonces, sea o no ese día, ella o él me ha sonreído a cambio. Con su mirada, o con sus labios, o quizá con alguna palabra.

El efecto de ese día ha traído consecuencias. En lugares conflictivos, se ha descansado el espíritu en medio de la tormenta. En lugar de ser un día de dos, donde dos seres intercambian palabras dulces, donde se cree que si dos se funden en uno, se es uno, se ha mostrado que si se unen TODOS se es realmente UNO. Y cada vez existe menos interés por lo artificial y más interés por lo auténtico. También hemos llegado a la conclusión que el alma lo puede todo, pero si nos dejamos llevar por el deseo de complicar las cosas, llegamos al artificio, como ocurre en otras celebraciones. Lo digo porque al principio se hacían innumerables fotografías por ejemplo, donde la gente se vestía como su fuese una fiesta, y las redes se llenaban de imágenes donde todos reían o sonreían a la cámara, en grupos o selfies,  pero quizás año tras año hemos comprendido el auténtico mensaje y acción de éste día. Lo que más se ven son imágenes de niños dando de comer a sus perros o gatos. Son preciosas, la verdad. Por suerte, el Día del Amor no se ha vulgarizado, al contrario, creo que nos ha hecho más auténticos en muchos aspectos.

Al final ha llegado mi amigo al parque. No trae una sonrisa de oreja a oreja, ni nadie le para para decirle que lo ama, ni se le acerca ningún grupo para hacer una colecta. Mi amigo trae una flor en su mano, se me acerca y me dice: Bueno, siénteme. Y yo cierro los ojos y sonrío. Y los subo al cielo y los abro, y veo un sol tras las nubes, y un color precioso para mí. Y respiro y escucho los pájaros cantar, y luego escucho unos niños reír, y luego me digo que estoy viva, y tomo su mano y nos quedamos en silencio unos segundos. Y luego le miro y le digo: ¿Has traído la cámara de fotos? Tengo tantas ganas de fotografíar la casa de mis abuelos… Y él me contesta: Pues…. ¡vamos!

Anuncios

12 thoughts on “Un Dia de amor

  1. Qué Alma tan bella la tuya! Me has emocionado, imaginando todo lo que describes, imaginando que vivo en un mundo sencillo pero auténtico, donde el niño y su perro son más importantes que el traje de fiesta y el amor no se profana con negocios ni intereses. Me encantó, es precioso! Un fuerte abrazo, Carmen!

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Qué bonito Carmen! ¡Sí! Opino lo mismo que tú… las cosas sencillas, cálidas, auténticas y genuinas son las que quedan para siempre, y salen del corazón.
    Amar, se debe amar todos los días.
    Y el día del amor, debe ser cada día.
    Un fuerte abrazo…!
    🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Tengo un problema con at&t que me redirige a su pagina cada vez que intento ir a la tuya y algunas otras. Es lo que se llama un “glitch” y me pone algo de los nervios ver que no puedo comentar en tu pagina, brrrr! Pero… lo seguire intentando y agradezco tu comentario aqui. Gracias, me alegro que opines asi tambien, te envio muchos besos y no te preocupes que recuerdo la nominacion 🙂 Es cierto, asi deberia ser cada dia. Ojala algun dia lo comprendamos sin tener que utilizar excusas para mostrar cosas que nada tienen que ver con un dia asi. Besos!

      Le gusta a 1 persona

      1. Jeje… me ha parecido un bonito detalle que recuerdes la nominación 😀 Como ya te he dicho en otro comentario, ese premio lo tienes más que merecido, lo publiques o no en tu Blog. Gracias por la explicación, eso dice mucho de ti, aunque no hacía falta.
        Te envío muchos besos y abrazos guapa….!
        🙂

        Le gusta a 1 persona

  3. Carmen, es un texto maravilloso..! He dado contigo por casualidad, no me acuerdo cómo, pinchando de un enlace a otro, queriendo encontrar, y te leí, y no pude dejar de leerte… 🙂

    Te voy a seguir, para quedarme enganchada delante del ordenador muchas otras veces 🙂

    ” 18. Hazlo sentir con tu alma, no con tu cuerpo, ni con tu belleza, ni con tu atención forzada hacia ellos.”

    🙂 Gracias

    Un abrazo
    Bàrbara

    Le gusta a 1 persona

💌 GRACIAS POR TU VISITA, Bienvenid@ !

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s